crecen dudas de que Massa pueda impedir nueva devaluación

Mientras gana consenso entre los encuestadores (se advierte que “pueden fracasar”), la perspectiva de que Argentina se encamina hacia una nueva votación para elegir presidente, en el mercado también están haciendo otros números. Los analistas financieros intentan imaginar el “periódico del lunes” después de las elecciones y ofrecen sus puntos de vista a los clientes, generalmente grandes empresas, fondos de inversión y, por supuesto, ejecutivos bancarios aguerridos.

Estos consejos trabajan en diferentes escenarios, pero coinciden en algunos puntos clave. Por ejemplo, afirman que la presión sobre el mercado cambiario aumentará a medida que se acerquen las elecciones del 22 de octubre, pese a la “Dólar de la vaca muerta” que acaba de ser lanzado por el ministro todo terreno Sergio Massa, con el que espera obtener unos US$ 1.200 millones en liquidaciones extra por exportaciones.

Sobre todo, es destacable la evolución al alza que viene mostrando el contado con líquido, la modalidad utilizada para dolarizar -y huir de divisas- por los grandes actores del mercado. bolsa y mercado de valores:

  • El 11 de agosto, antes de las PASO, el dólar CCL se acordó $570. Este jueves cotizaba a $819. Subió casi un 43% en un mes y medio.
  • Él El dólar azul era $607.. Ahora ha alcanzado un preocupante récord de $790. Aumentó un 30%.

Al observar estas cifras, es difícil entender por qué algunos políticos todavía se quejan de que las personas y las empresas compran dólares.

La razón es obvia: busca reducir el riesgo electoral posicionándose en una moneda dura, a la espera de lo que viene, que se sabe será más duro de lo vivido hasta ahora. El incertidumbre política agrava el ya contexto macroeconómico complicado.

El impacto del “Plan Platita”

El desenfrenado vuelco de la plata por parte de Massa, que hipoteca el futuro, Se busca paliar el hecho de que el 40% de las personas no puede cubrir la canasta básica, y que el 10 por ciento de la población vive en la indigencia, es decir, pasa hambre en determinadas épocas del mes. “Si no fuera por los planes sociales, la pobreza superaría el 50%”, graficó iProfesional Jorge Colina, director de IDESA. La política navega por estas aguas turbulentas, y en ese mar embravecido Massa busca sacar alguna “ventaja” que le permita llegar a segunda vuelta.

En el comando de campaña Unión por la Patria Aseguran que semana a semana aumenta la intención de voto por el Ministro de Economía, de la mano de los anuncios del Plan Platita. Afirman que el candidato logra retener todos los votos de Juan Grabois de la primera vuelta y ya se encuentra en el 28% de intención de voto. Y especulan que el plan de devolución del IVA, sumado a las sumas fijas, la eliminación de Ganancias y las mejoras para los jubilados, comenzará a dar frutos electorales en las próximas semanas, para llegar justo a tiempo antes de las elecciones del 22 de octubre.

En el comando de campaña de Unión por la Patria aseguran que semana a semana aumenta la intención de voto por el Ministro de Economía, de la mano de los anuncios del Plan Platita

En el comando de campaña de UxP aseguran que la intención de voto por Massa va en aumento gracias a los anuncios del Plan Platita

Pero tanto alboroto comienza a desvanecerse cuando se habla con quienes siguen a diario las cifras concretas de la economía. Consultores advierten que la emisión monetaria oculta en estas medidas también hará que la demanda de dólares aumente a medida que se acerquen las elecciones presidenciales. Todo sazonado con un Banco Central casi en quiebracuya deuda, sólo en Leliqs, supera los 20 mil millones de pesos, y una inflación que corroe todo el entramado económico-financiero.

Los grandes bancos de inversión también participan en este juego. Goldman Sachs pronosticó un dólar de 700 dólares para fin de año y JP Morgan elevó esa estimación a 750 dólares. La especulación también golpea a los bonos. yoLa suba del riesgo país (casi 2.400 puntos) no es aún mayor porque el Banco Central protege de una caída abrupta los títulos con los que interviene el dólar financiero. Un informe confidencial para el Bank of America región proyecta el dólar oficial para fin de año en $514, y para marzo de 2024 en 621 pesos. También marcó en azul las previsiones: $899 al 31 de diciembre y $993 al cierre de marzo de 2024.

El impacto de la inflación

Para la Fundación Capital, la inflación acumularía un aumento de 157% en 2023. Pero en un trabajo reservado a clientes VIP, recomienda no descartar un escenario más negativo, donde la inflación mensual se mantenga en dos dígitos y el año terminaría con un valor nominal de 180% año con año. La entidad que preside Martín Redrado coincide con el resto de sus compañeros en que tras el cambio de gobierno habrá un ajuste del tipo de cambio oficial, cuya “magnitud y el traslado a precios será muy diferente en función del cóctel de medidas que se implementen”.

El panorama para Ecolatina no difiere demasiado: La inflación cerraría 2023 en la zona del 170%, afirma esa consultora. Y confirma las sospechas de un “mayor dolarización de carteras ante la incertidumbre electoral”. “La mejora del tipo de cambio real proveniente de la devaluación post-PASO se agotaría hacia finales de octubre, regenerando expectativas devaluatorias“Lo que podría presionar la oferta neta de divisas en el Mercado Único y Libre de Cambios”, advierte, agregando interrogantes a la intención de Massa de no volver a devaluar hasta después de una eventual segunda vuelta, en la que está seguro de poder ingresar. El informe de Ecolatina va aún más lejos y advierte que “Esta dinámica generaría combustible para una nueva aceleración de precios en las últimas semanas del año“, un clásico en Argentina.

Para el economista Salvador Di Stéfano, la apuesta del mercado es que no habrá un ganador claro en las elecciones de octubre. “El dólar futuro de la posición de octubre vale $399,50. Es bajo en comparación con el valor actual de $350. Si el mercado valorara a un ganador en octubre, esta posición debería valer más que $450“.

Es decir, cien pesos más de lo que promete Massa. Con precisión quirúrgica, Di Stéfano indica que “el dólar futuro en noviembre vale $479, Esto implica que el mercado está valorando a un ganador. Para diciembre figura en $615 y en enero en $698. El mayor incremento en términos porcentuales se produce entre diciembre y noviembre con una brecha del 28,4%.” “Gane quien gane, hay un ajuste cambiario. El mercado lo dice”, dispara como un francotirador.. E incluso arriesgarse un poco más: anticipar un dólar mayorista de $637 en diciembre, “lo que llevaría dólares paralelos a $1,337, manteniendo la brecha en torno al 100%, con una inflación estimada para el año en 193%.”

Para el economista Salvador Vitelli -muy activo en las redes sociales- la inflación cerrará el año en 173%. Pero esa perspectiva corre el riesgo de verse acelerada por una “devaluación exacerbada que podemos tener, y su consecuente pasar por (transferencia a precios)”. Vitelli espera un dólar oficial de $545 al final del año”,probablemente con una brecha que lleve al dólar paralelo al $1,020pero esto depende de las medidas que tome el gobierno entrante”. De cumplirse, El año cerraría con un salto blue del 189%.

La inflación seguirá acelerándose, según los expertos

La inflación seguirá acelerándose, según los expertos

Se acelera la dolarización

El comerciante Esteban Monte explica que la dolarización se acelera día a día. Y llama la atención sobre el hecho de que el eurodiputado subió pese a la intervención del Banco Central. El contado con liquidación (CCL) corrió la misma suerte, todo arriba.

“El movimiento se debe al fin del dólar soja que sumaba divisas al mercado. Pero ahora, a poco del mes electoral, intentarán sustituirlo por el ‘dólar Vaca Muerta’, con el que creen que subirán”. “US$ 1.200 millones en octubre y noviembre. Aun así, la sensación es que la moneda va tras nuevos máximos y que octubre será un mes de mayor tensión”, añade.

Para el asesor financiero Fernando Marull es necesario organizar el mercado cambiario lo más rápido posible. El director de FMyA considera que esa condición es fundamental antes de lanzar un programa de estabilización, concepto en el que están trabajando tanto el equipo de Carlos Melconian (Juntos por el Cambio) como el de Javier Milei, con Emilio Ocampo. ya nominado al Banco Central. “Lo que la gente necesita saber es que cualquiera de los tres principales candidatos a la presidencia, es decir Gane quien gane tendrá que devaluar. Ése será el primer paso que deberán dar en el marco de un programa de estabilización. Las correcciones cambiarias se postergaron cuatro años y el BCRA tiene reservas muy bajas. Por tanto, no hay alternativa”, advierte.

Los expertos añaden un problema más a esta delicada ecuación: el Gobierno terminará con reservas negativas de unos 10.000 millones de dólares y una acumulación de deuda de casi 50.000 millones de dólares, especialmente en importadores. En este contexto, consideran que la única solución que se intenta es devaluar.

Ante tal panorama, en la Ciudad empiezan a imaginar que el próximo gobierno será “de transición”. Dicen que cuatro años apenas serán suficientes para intentar enderezar un barco que con su rumbo actual va directo a estrellarse contra las rocas. E incluso empiezan a hacer apuestas sobre qué podría pasar si la sorpresa de Javier Milei se confirma y el polémico economista libertario llega finalmente al poder. Cambistas y agentes financieros imaginan un escenario donde Milei dedicará los primeros meses a preparar definitivamente el terreno para la dolarización. Y hasta arriesgan números. Ellos dijeron eso Podría llevar el dólar a 1.000 pesos, para luego quitarle tres ceros y emular el 1 a 1 que rigió en la mayoría de los gobiernos de su admirado Carlos Menem.


Continuar leyendo: crecen dudas de que Massa pueda impedir nueva devaluación